lunes, 29 de octubre de 2012

Bautista Pueyo Val

Ayer estuve en Panticosa para hacer la última sesión de cuentos en conmemoración del Día Internacional de las Bibliotecas que se celebró esta semana pasada.
Panticosa es para mí un lugar especial. Hace ya casi tres años estuve haciendo un trabajo de recopilación de tradición oral en este pueblo. Durante muchos meses estuve subiendo y hablando con las gentes del lugar, recogiendo tradiciones, leyendas, formas de vida, cuentos, canciones,... Era el pirmer trabajo de esta embergadura que emprendía yo sola como investigadora, hasta entonces siempre había trabajado en equipo. La primera fase del trabajo fue tan espectacular que la comarca del Altogallego decidió hacer una segunda fase de recopilación dada la cantidad y calidad de textos que encontré en Panticosa. Recogimos más de mil textos, cosa bastante sorprendente hablando de un solo pueblo.
De entre toda la gente de este pueblo destacaría a la familia Pueyo Val. Desde el primer día me abrieron las puertas de su casa, pasé muchas horas escuchando y conviviendo con ellos. Me ayudaron en todo lo que pudieron presentándome otras personas para poder realizar el trabajo. Pero fue mucho más que eso, me cuidaron y fueron atentos conmigo cada día que subí.
Los hermanos, Boni, Mª Jesús y Tista han sido de los mejores informadores que me he encontrado en mi vida de investigadora, los tres. Pero ocurrió que con ellos pasamos una fina linea y dejaron de ser informadores para ser mucho más. Ahora cada vez que subimos a Panticosa, o por allí cerca, entramos a verlos, porque son casi para mis hijos como otros abuelos.
De los tres hermanos Bautista, Tista para nosotros, tenía un temperamento conquistador y abierto que te enamoraba. Mª Jesús, siempre más prudente, prefería quedarse a la sombra de Tista dejando que él fuera el protagonista. Los dos tienen una memoria impresionante y recuerdan muy bien el panticuto, la forma tradicional de hablar de Panticosa. Tista especialmente había retenido en su cabeza muchas tradiciones. Me enseñó muchos cuentos y anécdotas, y se ganó mi corazón. Le tenía mucho cariño.


Ayer cuando llegué a Panticosa, antes de ir a la biblioteca fuimos con mi familia a ver a Tista y Mª Jesús, pero Tista ya no estaba. Se había muerto hacía unos días. Se me partió el corazón.
Como digo Tista me enseñó varios cuentos, pero sobretodo, el del Rabadancito, un cuento que les contaba y les cantaba su madre cuando eran pequeños. Desde la primera vez que oí este cuento me encantó y lo incluí en mi repertorio junto a otros de Tista. Pero este era especial. Mis hijos se lo aprendieron también y Bruno con tres años pasó a ser el protagonista en todas las fiestas y reuniones familiares con este cuento. A Tista le encantó el día que llegamos a Panticosa y Bruno se lo contó.
Aquí podéis oír la grabación de la primera vez que Tista me contó este cuento.


Hoy estoy triste, para mí se ha muerto un amigo, un abuelo, pero sobretodo un maestro. Siempre explico que a mí me han enseñado a contar los abuelos que he ido conociendo por los pueblos, sus formas de hablar, su lenguaje particular tan característico de esta tierra, sus movimientos. Los que me habéis visto contar cuentos tradicionales sabéis a lo que me refiero. Pues Tista para mí fue y será uno de los grandes maestros.
Su vida no fue fácil, fue de los primero esquiadores que hubo en Huesca que compitieran, llegando a ser campeón de España, pero eso no daba entonces de comer. Vivió en Inglaterra y en Francia regresando después a Panticosa, a la llamada de estas magnéticas montañas.
Ayer llegaron las primeras nieves, pero Tista este año ya no las verá. 


Después de conocer la noticia de que se había muerto Tista, se me fueron todas las ganas de contar cuentos. Para mí no era el día. Me costaba pensar que después tenía que contar. Pero conté, y sorprendentemente me salió una sesión como nunca. Funcionaron bien todos los cuentos, los niños y los mayores estuvieron entregados desde el primer momento, las historias salieron redondas. En las sesiones de cuentos influyen muchas cosas para que todo salga bien, como digo, la gente, tu estado, la connexión, los cuentos elegidos..., y normalemnte suelen salir bien, pero en ocasiones sabes que han salido mejor de lo normal. Ayer fue una de esas, ayer la sesión salió soberbia. Todavía no sé como lo hice, cuando entré no tenía ánimos para contar, de verdad, pero fue empezar a hablar y las palabras fluían de manera maravillosa. Quiero pensar que Tista estaba por allí cerca y que fue él quién me ayudó con esa energía arrolladora que tenía y que ayer a mí tanto me faltaba.
Tista ya no está pero yo seguiré contando su cuento del Rabadancito, ese y otros muchos más.
Un beso Tista, allí donde estés.
Descansa en paz en ese cielo que habrás encontrado lleno de montañas y caballos. 
Sandra

domingo, 28 de octubre de 2012

Lluvia y cuentos 2. Lanaja

El sábado por la tarde, tocaban cuentos en la bibliteca de Lanaja. Cuando salimos de Huesca, llovía tanto que me llevé conductor, cayó una tromba de agua tremenda. Estas fotos son de la avenida Monegros justo cuando salíamos de Huesca. La rotonda de la avenida estaba inundada y la alcantarilla rebosaba de agua.


Las aceras de la avenida se quedaron inundadas de agua.


Hasta Lanaja, agua, agua y más agua. Los campos acumulaban toda la lluvia que ya no asimilaban, y continúo lloviendo todo el sábado y el domingo. 


Y por fin llegamos a Lanaja. En la biblioteca nos esperaba Pilar, con el paraguas preparado para evitar el chaparrón. El paraguas debía ser premonitorio de la luvia que iba a caer este sábado, porque fijaros que ya en el cartel del cuentacuentos Pilar había puesto uno, eso sí, sobre él caían letras y letras. Mirad que chulada.



La biblioteca se fue llenando poco a poco. La verdad es que con lo que caía no teníamos mucha esperanza de que la gente se atreviera a salir de casa, pero al final, pequeños y  mayores llenaron la biblioteca.


En Lanaja estuve la primavera pasada llevando un grupo de animación a la lectura de Cruz Roja. Tere, Mª Jesús y muchas más de las yayas que participaron en el taller vinieron a verme al cuentacuentos. Me gustó mucho volver a verlas y oír como todavía recordaban los romances y cuentos que se aprendieron.



Volví a casa con una sonrisa en la cara de felicidad, bajo la lluvia, pero muy feliz.
Me encanta contar y contar.
Sandra

Lluvia y cuentos. Menudos cuentos

El fin de semana pasado Huesca amaneció bajo la lluvia, una lluvia por momentos torrencial, que hizo que el tranquilo río Isuela que pasa por mi ciudad se vistiera de gala y nos regalara imágenes espectaculares. Con chubasquero, y sin que el agua nos hiciera quedar en casa, estuve haciendo fotos todo el día, y entre foto y foto, contando cuentos.
El viernes por la tarde, como os conté en otra entrada, estuve en Zaragoza, presentando Amina en la librería El Armadillo ilustrado. La lluvia nos acompañó ya toda la tarde, en algunos momento de manera torrencial. 


Así era como estaba el río Isuela el sábado por la mañana. Normalmente es un río que lleva muy poquita agua y verlo así, con varios metros de altura, era algo impresionante que se ve muy pocas veces. Por cierto, el puente que veis tuvo que ser cortado. 


Después de ver el río y estar haciendo fotos, a las doce en punto, estaban esperándome en la Biblioteca Ramón J. Sender un montón de niños para empezar una nueva temporada de Menudos cuentos. Hasta hubo pase de modelos de botas de agua que hacía siglos que no las usábamos.





La manera de contar en la biblioteca Sender me encanta, es tranquila, sentada, y sobretodo, con mucho cuento físico y albúm para que luego los más menudos puedan cogérselos y llevarlos a casa.Todos los sábados, excepto el primero del mes, pasamos una horita juntos, yo contandos y ellos escuchando. Un verdadero placer.





Esta vez Laura y Abigail, las bibliotecarias, me decoraron el espacio con un árbol en el que están los libros que recomiendo este trimerstre en la guía de Menudos cuentos. La única condición es que estén en la biblitoeca para que los usuarios se los puedan llevar. Me encanta este arból de libros.

Si te apetece nos vemos cualquier sábado.
Sandra

martes, 23 de octubre de 2012

Día de la biblioteca

Mañana es el día internacional de las bibliotecas y qué mejor manera de celebrarlo contando en las bibliotecas. Por la mañana estaré en la biblioteca de Sariñena hablando con los chavales de 3º del colegio La laguna sobre Amina quiere ser bruja. Este es el cartel que Luisa, la bibliotecaria de Sariñena, ha preparado.


Como digo, mañana habrá doblete. Por la tarde iré a Almudévar a celebrar con ellos el día de la biblioteca a la espera de la apertura del nuevo espacio que están preparando en Almudévar.
Nos veremos a las seis y seguro que nos lo pasamos tan bien como el año pasado. Y no os preocupeis, que ya me ha dicho Belén que me lleve otra vez el bolito amarillo que quereis oírlo otra vez. Un libro de Hervé Tullet, es adictivo.

 
Mientras tanto, vosotros, si no estáis por allí cerca, id a vuestra biblioteca más cercana y disfrutad de ella, de la amabilidad de sus bibliotecarias, y de todos los tesoros que tienen escondidos en esas estanterías llenas de libros.
Sandra

domingo, 21 de octubre de 2012

Presentación de Amina en el Armadillo ilustrado

Ayer fue la presentación de Amina quiere ser bruja en la librería El Armadillo Ilustrado de Zaragoza. Allí la pequeña bruja nos convocó a todos a partir de las siete y media.


La verdad es que la tarde estaba bastante desapacible. Yo salí de Huesca lloviendo a mares y el agua me acompañó el resto del día. Aún así, un montón de pequeñajos y amigos se acercaron hasta el Armadillo.
Este es el aspecto de la librería en un día tranquilo; espacio diáfano, mucha claridad y cristaleras que la llenan de luz a ambos lados.


Pero ayer era esta es la imagen que yo veía desde la mesa.


A las siete empezó a llegar todo el mundo y los nervios se convirtieron en mariposas por mi estómago. Saludos, abrazos, besicos, en unos minutos empezamos.


Blanca Bk con David Guirao pasándose trucos e informaciones.
Atentos estos días que David nos sorprenderá con su nuevo libro, El príncipe que cruzó allende los mares. El texto es de Roberto Malo y Francisco Javier Mateos.
Ayer pude echarle un vistazo y tiene muy buena pinta.


Esta vez fue María Lorenzo, profesora del colegio de Miralbueno, la que hizo la presentación en sociedad de Amina en Zaragoza. Va a ser que a Amina le gustan las profes a las que les encantan trabajar en las bibliotecas escolares y que están a la última de literatura infantil.
Aquí estamos Blanca y yo encandiladas con sus palabras.


Blanca continuó contándonos cómo afrontó este reto, renunciar a sus colores y buscar a alguien más travieso de lo habitual.Creo que Blanca está disfrutando mucho con Amina.
Y llegó mi turno.
Como me cuesta un poco lo de ponerme a contar cosas sentada, tomé posiciones y expliqué cómo nació Amina. Disfruté un montón.



Al acabar, marabunta de libros para firmar.  Se nos acumulaba la faena.


Como me alegra que se hagan colas en las librerías y no en las filas del paro. Más valdría que pudieramos tener más libros y menos ideas "brillantes" de políticos.


 Alguna había por allí que tenía más cara de bruja que la propia Amina. Por cierto, creo que era tocaya mía, se llamaba Sandra. 


Resumiendo, una tarde fantástica en la que disfrutamos todos mucho.
Gracias a Isa y a David, editores de Nalvay al Armadillo ilustrado por abrirnos sus puertas y a todos los que nos acompañaron. A ti, te veo en la siguiente.
Un besico
Sandra




viernes, 19 de octubre de 2012

En marcha de nuevo

Después de unos días de descanso vuelvo a la actividad.
Esta tarde estaré en Zaragoza presentando Amina quiere ser bruja. En esta ocasión la madrina será María Lorenzo y por supuesto, también nos acompañará Blanca Bk para hablarnos de las ilustraciones.
Aquí esta la invitación para todos aquellos que queráis acercaros esta tarde a las 19,30h a la librería El armadillo ilustrado.


Como digo este fin de semana vuelvo a ponerme en marcha, así que si os apetecen cuentos el sábado a las doce vuelve el programa Menudos cuentos de las bibliotecas municipales de Huesca. Este año me podréis encontrar de nuevo en la Biblioteca Ramón J. Sendér, en el Centro Cívico Santiago Escartín.



Este será el tercer año consecutivo que estaré contando en las bibliotecas municipales. El año pasado cambié de biblioteca y me llevaron a la Sender, en la que he disfrutado muchísimo, así que repetimos.
Mañana inauguramos.
Y por la tarde, me acercaré hasta la biblioteca de Lanaja, donde me esperan para oír "Déjame que te cuente". Seguro que lo pasamos bien.


Si en algún momento te apetecen cuentos, avísame y te espero, ya sabes donde encontrarme.

Sandra

miércoles, 10 de octubre de 2012

Cuentos en Sobradiel


La semana pasada estuve contando cuentos en Sobradiel en un lugar muy especial. La biblioteca está instalada en lo que fue el palacio de los condes de Sobradiel, un edificio del siglo XIX con mucho sabor. La biblioteca infantil hasta tiene una pequeña chimenea preciosa.


El edificio actualmente es el Ayuntamiento y en él también se puede encontrar el consultorio médico, un salón de actos para diferentes actividades, el juez de paz, y como digo, la biblioteca en el segundo piso. Se accede a ella por una escalera de dobre rampa muy elegante. 
Que gusto que estos edificios, en otros tiempos símbolo de rancia nobleza, terminen en manos de los pueblos y los utilicen para fines realmente nobles como ayuntamientos y bibliotecas.


La tarde estaba calurosa y los ánimos, más dispuestos a quedarse corriendo por el parque que tranquilos para escuchar cuentos, pero aún así la biblitoeca estaba llena de esos pequeños canijos que dan vida a las bibliotecas.





Me lo pasé genial contando, con sus caras, sus reacciones y con "ese culo que no puedo controlar pero esas orejas que quieren oír todo lo que dices". Al final, lo prometido es deuda, el cuento de miedo. 
Madre mía, ¡que sustos! y que risas. 




Así se me quedó la cara de contenta al acabar, Gloria, la bibliotecaria, me ha mandado la foto.
Muchas gracias, Gloria.
A seguir disfrutando.
Sandra